mayo, 2019

Archive for mayo, 2019
-Con ese margen temporal, los talleres con vocación de futuro tendrán tiempo para irse adaptando a las nuevas tecnologías.
-Un informe señala que, en 2030, un 15% de las ventas sea de coches eléctricos puros, un 25% de híbridos y un 60% todavía corresponderá a vehículos de combustión.
 La transición hacia un parque automovilístico mayoritariamente eléctrico en España puede durar más de 40 años, según se indica en el último número de la revista Economía Industrial publicada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Facilitamos el resumen efectuado por OK Diario e invitamos a los asociados que quieran conocer en profundidad el interesante trabajo a consultarlo en este enlace:

https://www.mincotur.gob.es/es-ES/servicios/Documentacion/Publicaciones/Paginas/detallePublicacionPeriodica.aspx?numRev=411

Para llegar a esta conclusión, los autores, Pablo Frías y Jaime Román (IIT-ICAI y Universidad Pontificia Comillas), han considerado un parque de 25 millones de coches, unas ventas anuales de un millón de unidades y una vida de los coches de doce años.
Para el año 2030, el informe estima que la mayoría de las ventas de vehículos en todo el mundo serán eléctricos, con cerca de 230 millones de unidades activas.
En España y tomando como referencia un informe de Cepsa de 2017, se estima que para ese mismo año un 15% de las ventas sea de coches eléctricos puros, un 25% de híbridos y un 60% todavía corresponderá a vehículos de combustión.
Menos del 1% de las ventas son de coches eléctricos
Agrega que, como competidor natural de los vehículos eléctricos, el coche de combustión «va a seguir liderando» las ventas en los próximos años por las «sucesivas mejoras tecnológicas o el cambio» a combustibles como el gas, que permitirán una reducción progresiva de las emisiones.
Los datos del último ejercicio en España revelan que menos del 1% de las ventas de vehículos nuevos fue de eléctricos, frente al cerca del 45% de Noruega, el país con mayor porcentaje de ventas de este tipo de coches en Europa.
Los autores explican que el éxito de ventas en Noruega se basa en «distintas estrategias» de apoyo gubernamentales, como la supresión de «casi todos» los impuestos para la compra de los vehículos eléctricos, la eliminación de pagos por uso de vías preferentes, la «amplia» infraestructura de recarga y una generación eléctrica un 98% hidráulica (renovable y barata).
Distribución eléctrica
En cuanto a los retos tecnológicos del coche eléctrico, el estudio subraya que será un «aspecto crítico» la evolución tecnológica de las baterías, tanto en su potencia máxima de carga y descarga como en la energía que pueden almacenar y el coste de adquisición.
Pronostica que la potencia de carga a 350 KW permitirá una recarga «más rápida y segura» que la actual, que oscila entre 4 KW y 50 KW; y que la energía de la batería «irá en aumento» hasta satisfacer una autonomía de hasta 1.000 kilómetros, para lo que «será necesario» disponer de una capacidad superior a 150 KW, el triple de la actual.
Respecto a la infraestructura de recarga, señala que la actual conexión física de enchufe evolucionará a sistemas «más funcionales y seguros» como el contacto con pantógrafo o las recargas inalámbricas.
Su impacto en las redes de distribución eléctrica sugiere que va a requerir una «gestión inteligente» de las recargas, dado que en caso contrario «podría dar lugar a congestiones» en la red de suministro que obliguen a reforzar dicha red.
Concluye que la transición hacia una movilidad sostenible necesita una «estrategia coordinada de país» y precisa que «puede suponer un aumento» de la importación de vehículos si éstos no se fabrican en España.
Por ello, cree necesario «aprovechar la oportunidad» no sólo de adaptar la industria del automóvil, sino de invertir en I+D+i para generar tecnología hecha en España con nuevas patentes, para que la transición aporte valor a la industria

Fuente CONEPA

Reparación de vehículo

Pocas industrias tan punteras y tan importantes para la economía como es la automoción tienen ante sí un futuro tan prometedor como incierto. Los cambios vividos en las últimas décadas no son nada si lo comparamos con los que están por venir.

Precisamente, esa incertidumbre provoca que sean muchos los expertos que se atrevan a aventurar qué tecnologías incorporarán los vehículos, qué pasará con los propulsores —qué pasará con los motores de combustión—… y cómo afectará todo esto a los talleres de reparación de vehículos.

Por eso, son muchos los foros del sector en los que se debate sobre ese futuro y donde dichos expertos exponen sus vaticinios, apoyados en datos más o menos fiables. En este sentido, la IBIS Global Summit 2018, probablemente el mayor encuentro sobre el sector de la carrocería a nivel internacional, celebrada del 11 al 13 de junio en Múnich (Alemania), no fue una excepción.

En este marco, los expertos en datos de ICDP, organización especializada en la investigación en la industria de automoción, presentaron un estudio de cómo será el sector de la carrocería en cuatro mercados de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido) de aquí a 2030.

Aparte de las cifras aportadas, son varias las ideas que dejaron a los asistentes al encuentro. Entre ellas cabe destacar que la generalización de los ADAS (sistemas avanzados de ayuda a la conducción) tendrán un impacto directo en los talleres de reparación de carrocería, algo que los profesionales del sector ya saben o, al menos, intuyen.

Vehículo con ADAS

Asimismo, otra de las ideas aportadas por los expertos es que el sector de la reparación de lunas tendrá un desarrollo “interesante” en los próximos años.

En general, y utilizando un modelo de simulación para analizar los mercados antes citados, ICDP pronostica que se producirá una reducción promedio del 23% en las reparaciones de carrocería en estos países para 2030. Una caída que, eso sí, se verá compensada por los mayores costes que tendrán las reparaciones.

Steve Young, managing director de ICDP, señaló que el mercado de la reparación de carrocerías,que actualmente representa el 23% del total del mercado de posventa de la UE, con un valor de 45.000 millones de €, de los cuales los recambios representan casi la mitad, muestra “muchas complejidades, algunas amenazas emergentes y escasez de datos”.

Young analizó el impacto que tendrán los ADAS en el negocio. En este sentido, sugirió que, en principio, estos sistemas deberían reducir la tasa de accidentes, pero señaló que esto dependerá de la penetración en el conjunto del parque de vehículos.

Asimismo, el responsable de ICDP comentó algunas de las respuestas que habían ofrecido algunos de los participantes en la encuesta realizada por esta organización para la elaboración del estudio.

Así, señaló que un profesional OEM había asegurado que con la implantación de los ADAS «no hemos visto ningún cambio en las tasas de accidentes, aunque cuando miramos en detalle, nos encontramos con que los golpes frontales están siendo reemplazados por los alcances”.

En cuanto a los ADAS, uno de los principales desafíos para el taller será la calibración de los sensores que los hacen funcionar, ya que cada vez incorporan mayor número de ellos alrededor del vehículo. Unos sensores que, por tanto, se ven afectados en caso de colisión, y cuya calibración es fundamental para que vuelvan a funcionar correctamente.

Además de los ADAS, ICDP identifica otros ‘desafíos’ como la fabricación de vehículos, la tecnología integrada, la telemática y las estrategias de las aseguradoras como principales influencias en el mercado en los próximos años.

Considerando factores como el kilometraje, el crecimiento del parque, o la adopción de los ADAS, entre otros muchos, para 2030 ICDP predice una bajada del 15% en las colisiones; una reducción del 23% en las reparaciones; una caída del 19% en el valor de las piezas; y una reducción del 17% en el valor total del mercado.

«La tendencia general será un menor número de colisiones, aunque el coste de las reparaciones será mayor», concluyó Young.

Fuente, gt motive 

Como ya les adelantábamos hace unas semanas, en el BOE del pasado 12 de marzo, se publicó el Real Decreto-ley 8/2019 de 8 de marzo, de medidas urgentes para la protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo.

 

Este Real Decreto, obliga a  los talleres a partir del 12 de mayo a registrar, el inicio y finalización de la jornada laboral, siendo conveniente también incluir el tiempo empleado para la comida.  

 

La empresa deberá conservar los registros de jornada durante un determinado periodo y mantenerlos a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Se regula una nueva infracción en caso de transgresión de la obligación por parte de la empresa de efectuar el registro de jornada.

ASETRAMA ha remitido a sus asociados unos sencillos impresos para ayudar a cumplir con dicha obligación a las empresas que no dispongan de momento de otro método de hacerlo. 

En el registro de jornada que se realice, hay que cerciorarse de que el sistema cumple con la normativa sobre protección de datos personales.

Dispone de toda la  información completa remitida, en  el AREA DE ASOCIADOS / DOCUMENTOS/ INFORMACION LABORAL/ REGISTRO JORNADA LABORAL.

ASETRAMA