febrero, 2020

Archive for febrero, 2020
Sustituir el filtro de partículas es una de las averías más temidas por los propietarios de coches diésel, pero ¿puede eliminarse el problema limpiando el filtro?Filtro de partículas: ¿mejor limpiar o sustituir?
De todos es sabido de la necesidad de preservar y cuidar el medio ambiente y, es por ello, que desde el año 1988 se llevan elaborando normativas anticontaminación para minimizar los efectos nocivos para la salud y el medio ambiente producidos por la combustión de los motores diésel y gasolina.
¿CUANDO SE POPULARIZAN LOS FILTROS DE PARTÍCULAS?
La normativa EURO nace en 1988, pero es en el año 1992 cuando se hace mas restrictiva, obligando a reducir las emisiones de los vehículos a través de medidas especificas como la incorporación de catalizadores, la eliminación del plomo en las gasolinas, la reducción de cilindradas y el aumento del número de marchas en las cajas de cambio; y cuya finalidad no es otra que reducir el régimen del motor y así bajar el consumo y la contaminación.Filtro partículas Audi A8
Es en el año 2009 cuando entra en vigor la Normativa EURO 5, centrada en reducir la contaminación emitida por las impurezas de las partículas de los vehículos diésel, las cuales, aunque no son de las más peligrosas, tienen una alta capacidad de entrar en el organismo.
Así las cosas, la aparición de la Normativa EURO 5 obliga a los fabricantes de vehículos a dotarlos de filtros antipartículas. El problema es que el filtro antipartículas de un vehículo diésel tiene «caducidad» y su vida útil va a depender de muchos factores que, unidos entre sí, van a provocar que haya que sustituirlo por otro o, como remedio más barato, su limpieza. Los filtros antipartículas van acumulando en su interior partículas sólidas del humo de la combustión para evitar y minimizar la contaminación.
Nuestro vehículo según marca, modelo y fabricante va a realizar las regeneraciones a un determinado número de kilómetros, siendo generalmente cada 500 kilómetros en algunas marcas y modelos. Ahora bien, en cada regeneración se producen preinyecciones y postinyecciones que provocan la subida de temperatura del filtro antipartículas a unos valores cercanos a los 800ºC, lo que provoca la descomposición de las partículas sólidas y la limpieza del mismo saliendo al exterior el hollín.
Con el paso de los años, las continuas regeneraciones y kilómetros provocan en el filtro antipartículas una saturación interior que finalmente termina por obstruirlo. Como consecuencia el vehículo pueda entrar en fase de emergencia, con la consiguiente pérdida de potencia, momento éste en el que ya tenemos una avería importante.
¿CUANTO CUESTA CAMBIAR EL FILTRO DE PARTICULAS?
Si esto ocurre viene la duda entre sustituir o limpiar el filtro antipartículas. Hay que tener en cuenta que la sustitución del filtro antipartículas por un filtro nuevo es una avería muy cara que puede ir desde los 800 euros a los 3.000 euros dependiendo del vehículo, filtro y marca del mismo.Imagen filtro partículas
También hay que destacar, que los vehículos que incorporan el sistema de Reducción Catalítica Selectiva llamado SCR, como incorporan aditivo Adblue o Urea, provoca dentro del catalizador una capa sólida que va a provocar que la limpieza sea casi imposible y en esos casos haya que sustituir el filtro antipartículas por uno nuevo.
Los talleres de reparación de vehículos multimarca siempre ofrecen a los clientes la limpieza del filtro antipartículas, debido a que es una solución menos costosa y en muchos casos es efectiva y duradera. No obstante, en ocasiones, tras una limpieza en bañera por ultrasonidos -es el tipo de limpieza mas efectiva-, el filtro sigue sin realizar su función, de modo finalmente hay que poner un filtro nuevo y original. Esto último es muy importante, ya que existen filtros no originales que dan problemas una vez instalados en los vehículos.
Los concesionarios oficiales también ofrecen limpieza del filtro antes de sustituirlo, pero siempre a elección del cliente, puesto que una vez limpio podría no funcionar y sería necesario sustituirlo por uno nuevo.
En definitiva, como solución a este dilema antes de sustituir el filtro antipartículas por un filtro nuevo se recomienda la limpieza y, en último lugar, sustituirlo por uno nuevo y original. Los costes de limpieza rondan los 200€, incluida la mano de obra por quitar y poner el filtro antipartículas, la limpieza en bañera de ultrasonidos con líquido limpiador y la regeneración forzada con máquina de diagnósis para dejarlo activo y con un funcionamiento correcto.

Fuente AUTOFACIL

El propietario del centro tiene que solicitar a la Jefatura Provincial de Tráfico el tratamiento residual del coche transcurridos dos meses.

El desguace del municipio valenciano de Náquera

Los propietarios de talleres se enfrentan, cada vez más, al abandono de vehículos en sus instalaciones. Los dueños de los mismos nunca vuelven a aparecer por los centros de reparación, lo que supone para los empresarios enfrentarse a posibles gastos de estacionamiento o reparaciones que no llegan a cobrarse. Durante 2018, este porcentaje se incrementó en el 29%. Más de 5.600 vehículos fueron abandonados, lo que supone unas pérdidas para el sector de más de cuatro millones de euros, teniendo en cuenta que los vehículos abandonados ocupan espacio en el taller y los dueños de los establecimientos deben iniciar un proceso que, como poco, dura varios meses.

En este sentido, y en conformidad con la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, es posible solicitar a la Jefatura Provincial de Tráfico la puesta en marcha de acciones para el correcto tratamiento residual de un vehículo abandonado en el taller.

La Administración competente en materia de gestión de tráfico podrá ordenar el traslado a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos, o desguaces, para su posterior destrucción y descontaminación, cuando un vehículo, como consecuencia de una avería o accidente, se encuentre en un recinto privado y su titular no lo hubiese retirado en el plazo de dos meses, según informa Fevauto Valencia.

Al realizarse la orden de traslado del vehículo, la Administración requerirá al titular del mismo advirtiéndole que, de no proceder a su retirada en el plazo de un mes, se procederá a su traslado al Centro Autorizado de Tratamiento. El propietario del centro de reparación, por su parte, será el responsable de solicitar a la Jefatura Provincial de Tráfico la autorización para el tratamiento residual del vehículo. Asimismo, deberá aportar la documentación que acredite haber solicitado al titular del vehículo la retirada de su recinto.

Además de en este supuesto, será posible solicitar el traslado cuando hayan transcurrido más de dos meses desde que el vehículo fuera inmovilizado o retirado de la vía pública y depositado por la Administración, y su titular no hubiera formulado alegaciones.

Finalmente, será posible también cuando el vehículo permanezca estacionado por un período superior a un mes en el mismo lugar y presente desperfectos que hagan imposible su desplazamiento por sus propios medios o le falten las placas de matrícula.

Entre la documentación necesaria para solicitar el citado tratamiento residual, es necesario rellenar la Solicitud y entregarla en la Jefatura Provincial de Tráfico más próxima a su localidad. Debe incluirse la documentación que acredite la identidad del solicitante y posesión del taller (DNI, CIF…), así como una copia del requerimiento civil junto con todos los documentos relacionados con la notificación al cliente, por ejemplo, la carta certificada. Finalmente, será necesario acreditar la estancia en el recinto con documentos, como una orden de reparación, fotografías del siniestro, la factura….

Tras aportar toda la documentación, la Jefatura Provincial de Tráfico remitirá al titular del vehículo un requerimiento administrativo de retirada del vehículo y, posteriormente, procederá a dictar una resolución de autorización o denegación de tratamiento residual del vehículo.

Fuente INFOTALLER